BLOG‎ > ‎

Consejos para el Profesional Independiente:

publicado a la‎(s)‎ 31 ago. 2014 17:28 por Rodrigo Astorga

Consejos para el Profesional Independiente:

 ¿Qué se debe hacer para ser un profesional independiente de éxito?, ¿Cómo se consigue y maneja la motivación para el trabajo, el desarrollo de la disciplina personal, la organización del entorno de trabajo?

 Internet, consultores, libros, revistas y amigos, están todos llenos de consejos para mejorar la productividad, para motivarte y ayudarte a mejorar tu carrera. He leído muchos y puedo decir sin miedo que la gran mayoría son completamente inútiles, colecciones de frases motivacionales sin sentido, completamente alejadas de la realidad que se acercan más a un lema comercial que aun consejo práctico.

 Y sin embargo el profesional independiente sigue necesitando ayuda y sigue necesitando un buen consejo, he escrito esto para ayudar a otros profesionales como yo que un momento deciden no volver a tener un jefe, ni un sueldo fijo, ni una línea definida de carrera o jerarquía, ni un seguro social o plan de jubilación, en fin sin todo lo que significa un trabajo tradicional, así que sin más preámbulos entremos a ver algunos puntos importantes:

 1.            Ignora todo lo que te digan  

            "Eso no va a funcionar", o simplemente la mirada de compasión de algún amigo o pariente. En la mente de la mayoría de las personas ser independiente es otra forma de decir “desempleado”, y no puede haber nada más depresivo que tus amigos, parientes, familia y colegas te miren con pena. Debes recordar que si tratas de copiar lo que otros hacen, no serás nunca más que un empleado de alguien más, con sueldo grande o pequeño pero siempre un empleado más, una “maquinita de hacer dinero” que será reemplazada tan pronto como se malogre o salga un nuevo modelo. Y si tus decisiones profesionales se guían por el miedo a no tener trabajo entonces serás menos que un empleado, un esclavo (porque tu vida le pertenecerá a alguien más).  Las palabras como riesgo, innovación y creatividad deben ser parte de la vida cotidiana para cualquier emprendedor. No tienes que vivir en el mundo que dicen que existe. Como un profesional independiente, construye tu propio futuro y haz algo que a la gente le guste y desee utilizar.

 

2.            Conoce y maneja tu ritmo de trabajo
En el trabajo convencional, lo importante es lo que haces con tus horas y las horas que pasan en el interior de la oficina. Si como independiente puedes hacer el trabajo en la mitad del tiempo, haciendo cuatro horas lo que harías normalmente en ocho, ¿cuál es el problema? El llamado es a la productividad, no tengas vergüenza de salir a correr por la tarde o querer ver ese partido en TV, siempre que tu obligación se cumpla. Este es de hecho una de las grandes ventajas de ser independiente. Aprovecha esta ventaja, mantén tu mente calmada y veras como realizas tu trabajo con alegría y tu productividad sube.

 

3.            Equivocarse es sólo otra manera de aprender     
"Errar es aprender", no puedes deprimirte porque algo salga mal, es altamente probable que más de una vez arruines algún servicio, te equivoques, se te pase un plazo, olvides una reunión o enviar un correo o mil cosas. Siendo un independiente no hay nadie a quien echarle la culpa, no hay nadie más, solo tu y debes asumir responsabilidad. Esto es algo muy difícil, pero debes lidiar con ello y rápido, no puedes quedarte estancado en un sentimiento negativo y que una cosa salga mal no significa que la vida haya acabado y que TODO salga mal, errar no es aprender cómo hacer algo, pero si aprender a cómo no hacerlo de nuevo. Al hacer un trabajo, siempre da el máximo y trata de hacerlo bien. La experiencia que creemos es el éxito y no el fracaso.

 

4.            Ama tu profesión y nunca dejes de estudiar   
En el área de trabajo independiente los títulos sirven de poco, los clientes no van a ver tu CV como un empleador, van a estar más interesados en tus experiencias y referencias que en tus títulos y cartones de seminarios y diplomados. Otro problema es que las universidades preparan a los estudiantes a ser empleados y a no ser emprendedores ni independientes. Bueno esto no significa que dejes de estudiar y ya no pienses más en eso, por el contrario necesitas más que nunca estar al día con las novedades de tu profesión con las últimas tendencias, esas son tus herramientas de venta, esas son las novedades que le interesarán a tus clientes y no lo conseguiras en un curso, sino estudiando y leyendo todos los días, las revistas y los periódicos (serios) serán tu mejor herramienta y la única forma de que funsione es que en realidad ames lo que haces, ames tu profesión y sea tu profesión lo que defina tu forma ver el mundo.

 

5.            El espacio es importante
Necesitas un lugar donde trabajar y que ese lugar sea solo para eso. Puedes empezar en tu sala, en un cuarto desocupo, en un garaje, luego iras por un consultorio, después una oficina pequeña y luego crecerás eso no lo dudes, pero debe haber siempre un lugar destinado al trabajo y solo a eso. No juegues en ese sitio, no comas en ese sitio, no veas TV en ese sitio, entrena tu mente par que al estar allí trabajes.

 

6.            Tu salud es más importante  
Si no duermes bien tu productividad será cero, si te resfrías tu productividad será cero, si comes mal y te sientes mal, tu productividad será cero. Debes entender que tu principal activo es tu cuerpo y tu mente y tienes la obligación de cuidarlos, esto no solamente es vivir una vida sana y hacer ejercicio, es imagen, es verse bien, sentirse bien, si no tienes estas cosas básicas no podrás lograr nada.

 

7.            Workaholismo
Nuestra sociedad adora a los 'workaholicos'. Se valoran porque pasan el día trabajando. Se consideran personas serias y de valor. A mí me parecen los más desordenados y faltos de prioridades. La adicción al trabajo funciona pero su costo es muy grande y puede dañar más que hacer bien a quien lo hace. Para evitar que esto te ocurra a ti, disminuye tu flujo de trabajo y aumenta la productividad. En este último caso delega tus tareas. Pero ahora es el momento de ponerte a salvo y crecer como persona.

 

8.             ¿Quieres éxito rápido? (eso no existe)     
Si quieres hacerte rico rápidamente mejor dedícate a algo ilegal, incluso a los genios de los negocios les tomo años tener éxito. Todo va a llegar a su tiempo, lo importante es que mantengas el ritmo y no te desanimes, que seas realista y busques metas realistas.

 

9.            Comienza con algo pequeño
Google, Facebook, Mocrosoft, todas comenzaron en habitaciones pequeñas, garajes y dormitorios de una universidad. No esperes hasta tener las condiciones ideales para iniciar tu negocio. Tener muchas buenas ideas es mucho más importante que contar con toda la infraestructura y no saber que hacer. Lo que falta es el mismo individuo con sentido práctico y que ponga algo de trabajo. Lo más importante es empezar. 

 

10.        Formalízate en el momento adecuado     
La formalidad en los negocios es importante, los negocios grandes se hacen entre empresas formales. Si una empresa importante te pide un servicio grande va a querer facturas y medios de pago formales, de igual forma los bancos solo le dan crédito a las empresas formales con capitales constituidos. Pero por otro lado formalizarse muy pronto, cuando aún eres muy pequeño es llenarse de obligaciones tributarias y ponerse la soga al cuello y el sistema tributario no es amigo de las empresas pequeñas, por el contrario está diseñado para exprimirlas. Saber cuándo formalizarse es esencial en un negocio pequeño, mi consejo es que esperes a tener un flujo estable de dinero y entonces busques las formalidades necesarias.           

 

11.        Alianzas     
¿Crees qué estás solo?, ¿Qué no hay nadie como tú?, ese es una gran mentira. No eres el único independiente, de hecho hay muchos, cada uno con una propuesta de valor distinta y ubicados en lugares y mercados distintos, y esa es una fortaleza que es necesario explotar. Ninguna empresa crese sin socios y el primer paso es hacer alianzas con personas que tengan los mismos valores e intereses que tú, no busques a alguien más “grande” porque te absorberá, tampoco a alguien más pequeño porque será una carga, busca alianzas positivas con personas que complementen tu trabajo. Recuerda nadie se desarrolla solo.   

 

12.        Aprende a cobrar, NADA ES GRATIS  
Aprender a cobrar es una de las grandes necesidades, al principio generalmente nos “vendemos barato” porque tenemos la necesidad de mantener clientes, pero eso es insostenible. Recuerda nunca infravalorar tu trabajo, debes cobrar lo que vale y concentrar tu esfuerzo solo en los proyectos más rentables. Cuando eres pequeño no puedes regalar nada. Aun así es difícil para los emprendedores, en esos casos siempre existen servicios de cobranza y de apoyo administrativo que te pueden servir.

Comments